Cuaderno de Viaje I

cubanabooks:

Author Uva de Aragón blogs about her recent trip to Havana, where she launched The Memory of Silence/Memoria del silencio with translator Jeffrey C. Barnett.

Originally posted on Habanera soy:

La Habana. 13 de febrero. He venido a Cuba con Jeffrey C. Barnett que dedicó cinco veranos a traducir mi novela “Memoria del silencio” y que creo que actualmente se la sabe mejor que yo… Vamos a presenterla en la Feria del Libro, lo cual aún no me parece realidad.

Al día siguiente de nuestra llegada, como habíamos planeado, salimos a hacer un recorrido por algunos de los escenarios de la novela. Nos lleva en su carro mi amiga y compañera de aulas Marta Rosa Morales. Nos dirigimos primero a la casa de mi abuela paterna, Lucía del Pazo de Aragón, en la Calle C entre 23 y 21. No sé por qué en tantos viajes anteriores no he pasado por esta casa. No tengo el número pero estoy segura de que la reconoceré. En efecto, creo que es una de ellas… pero no es del todo igual y…

View original 630 more words

Posted in Uncategorized | Leave a comment

The Memory of Silence makes first page news!

Uva de Aragón’s novel The Memory of Silence/Memoria del silencio, with translation by Jeffrey C. Barnett, made the front page of El Nuevo Herald on 4/14/2015--click here to read a very moving portion of the first chapter of “the first novel of both sides of the Cuban revolution.”

http://www.elnuevoherald.com/noticias/septimo-dia/article14398694.html#/tabPane=tabs-b0710947-1-1

 The bilingual edition of the novel, published by Cubanabooks, will be presented by the author and translator Friday, March 20, at 8pm at Books and Books, 265 Aragón Ave., 

Photo of author Uva de Aragón and translator Jeffrey C. Barnett

Author Uva de Aragón and Jeffrey C. Barnett at the International Book Fair in Havana, February 2015

Posted in Cuba, Cuban literature, Cuban women, Cubanabooks publications, Feminism, Latin American Literature, Mujeres cubanas, Women writers | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Le “Memoria…” que ha roto el silencio

cubanabooks:

The breakthrough novel by Uva de Aragón received well-merited attention!

Originally posted on Habanera soy:

Cuando escribí esta novela en 1999, nunca pensé que tuviera este éxito…

El Nuevo Herald le dedica la primera página de su sección dominical Séptimo Día a un fragmento del primer capítulo de “Memoria del silencio” y el anuncio de la presentación el viernes en Books and Books http://www.elnuevoherald.com/…/septim…/article14398694.html…

View original

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Habana: entre el frío y la esperanza

cubanabooks:

Uva de Aragón’s new bilingual edition of her novel, The Memory of Silence, translated by Jeffrey C. Barnett, was just launched at the International Book Fair in Havana. You can get it at the Cubanabooks website, or at bookstores or Amazon.

Originally posted on Habanera soy:

Publicado en El Nuevo Herald 2-11-1915

Regresé recientemente de una estancia de diez días en La Habana. Ya en mi viaje anterior, en noviembre de 2013, observé más tráfico en las calles, más casas pintadas, más movimiento de alquiler de habitaciones, más pequeñísimos negocios. Ahora me pareció ver incluso mayor cantidad de turistas, y más almendrones (carros viejos) pintados, algunos transformados en convertibles.

Tráfico en el Malecón Tráfico en el Malecón

La capital cubana sostiene una rica vida cultural. Aparte de las muchas actividades de la Feria del Libro que había en esos días, hay siempre una amplia oferta de teatro, ballet, conciertos, ciclos de conferencias. Persiste un esfuerzo por recuperar figuras y aspectos históricos de la era de la República.

Una exposición de esculturas de osos decorados por distintos países, auspiciado por un programa de las Naciones Unidas para promover la paz y la tolerancia, adornaba la Plaza de San Francisco. En la…

View original 396 more words

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Professor Barbara Riess Publishes Translation of Short Stories by Cuban Author María Elena Llana

photo of Llana

Cuban journalist and writer, María Elena Llana, at Casa de las Americas

 Feb. 25, 2015 – Cubanabooks has published a translation by Barbara Riess of an anthology of María Elena Llana’s short stories, An Address in Havana/ Domicilio habanero.

 

Riess, who is chair of the Department of Modern and Classical Languages at Allegheny College, will give a presentation on Cuba at noon on Thursday, March 5, 2015 in Quigley Hall auditorium at Allegheny College. The public is invited.

 

A bilingual collection,An Address in Havana/ Domicilio habanero highlights

IMG_1348Llana’s most critically successful stories, a mixture of fantasy and dark humor.

Llana’s short stories contain a rich and entertaining representation of a particular social class in Cuba during the last 40 years: the bourgeoisie who struggled to maintain their social status and participated only by default in the construction of the new socialist society. Portraits of family and twisted gender roles appear throughout the stories, within a mysterious domestic sphere that is unmistakably set in Havana.

“Solitary characters, afflicted by real or fictitious fears,” says author Mirta Yáñez in describing the collection. “A world plagued with absurdities. Exceptional stories, told through a subjectively ironic perspective with both humor and an even-handed cruelty.”

 

Photo of Riess

Translator Barbara Riess, Allegheny College

Riess co-translated the underground classic Chicano novel “Puppet” and “Sanctuaries of the Heart” by Margarita Cota-Cárdenas. She also published translations of María Elena Llana’s work in the collection “Cuba on the Edge.”

 

Her research on Cuban women’s fiction has been published in Confluencia, Latin American Literary Review and Cuban Studies/Estudios Cubanos. She joined the Allegheny College faculty in 1999.

Go to http://www.csuchico.edu/cubanabooks/index.html to order An Address in Havana/ Domicilio habanero and other contemporary classics by Cuban women, expertly translated and globally shared. Also available at bookstores and on Amazon.

Posted in Cuba, Cuban literature, Cuban women, Cubanabooks publications, Feminism, Latin American Literature, Mujeres cubanas, Women writers | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Elogio de la Casa

An Address in Havana/Domicilio habanero.

Cover of book An Address in Havana

Available at bookstores, at the Cubanabooks website or on Amazon.

Eso es el libro donde se han confulado el arte de narrar de María Elena LLana y el arte de traducir de Barbara Riess. Y siento que pertenezco a ese proyecto y lo celebro. Por sororidad, por el paso del tiempo entre estas palabras desde Cuba a Estados Unidos, visitas de la autora, congresos juntas: la traductora y yo. En fin, el tejido academico. Pero además con el gusto de haber visto la paciente labor sobre el texto de Riess y Llana que han logrado el milagro de un libro que nos habla en dos idiomas , porque el español sobrio y punzante de la prosa de Llana, queda como substrato poético y cultural de esta traducción.

 

Photo of Riess

Translator Barbara Riess, Allegheny College

Photo of Llana

Cuban journalist and writer María Elena Llana, Havana

Un regalo para todo lector/a que busca su Casa de Palabras. En los momentos en que al principio de un nuevo milenio nos preguntamos por el futuro de la nación cubana, aquella donde nació la autora, esta oferta editorial de Cubanabooks: un libro breve, íntimo e invitador en su fino diseño, y universal por sus temas, nos deja un mensaje de esperanza sobre un Poder más allá de la Historia y la Política: el de la mujer que crea, con cada una de sus Casas, incluidas las de los exilios y las diásporas, un espacio irreductible para el reposo del Ser y el asiento de la Memoria.

Madeline Cámara

Posted in Cuba, Cuban literature, Cuban women, Cubanabooks publications, Feminism, Latin American Literature, Mujeres cubanas, Women writers | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

This looks like a decent source for late

This looks like a decent source for late-night reading suggestions–outside of the box! @eBookPromo2014

Posted in Uncategorized | Leave a comment

IMG_0827   IMG_0838

DE: La Habana del Centro (buletín electrónico de la Revista Extramuros) Año II Número 2 (Feb/2015)

DAMAS Y DAMISELAS EN LA FERIA DEL LIBRO

por Josefina de Diego

El viernes 13 de febrero se presentó Damas de Social. Intelectuales cubanas en la revista Social(1) en la Calle de Madera de la Plaza de Armas, lugar que se ha hecho ya sitio habitual de presentaciones de libros. Estaban presentes sus autoras, Nancy Alonso(2) y Mirta Yáñez(3), su editora Vitalina Alfonso, y el presentador fue el poeta Rolando López del Amo.

Damas de Social es un libro sorprendente por muchísimas razones. En primer lugar, llama la atención por su belleza gráfica y el cuidado y la delicadeza de su edición. Desgraciadamente, se ven pocos libros así en nuestro país. Es un volumen concebido con amor y profesionalidad. Cuenta con una nota introductoria de Nancy Alonso y unos “apuntes” de Mirta Yáñez donde las autoras explican, entre otras cosas, cómo surgió la idea de la realización de este libro. Nos dice  Mirta Yáñez: “Cuando Nancy Alonso, a través de su exhaustiva investigación de los archivos de Emilio Roig de Leuchsenring, se encontró con la revista Social de junio de 1919, dedicada por completo a las mujeres, tuvo esa fortuna que tantos investigadores  añoran: dar con la joya secreta, escondida bajo los pliegues del tiempo”. Ese hallazgo, continúa explicando Mirta,  les permitiría “conocer de primera mano, a través de ese número monográfico de la revista Social, la intensidad, facundia y belleza de la labor de las mujeres cubanas en las primeras décadas del siglo XX. Junto a ello, la gallardía estética de la revista, el humor y la simpatía que traslucen sus páginas, la posibilidad de relacionarse con otros ángulos de poetisas, narradoras, artistas y, como perla del broche, el hecho de descubrir un eslabón perdido en la secuencia del reconocimiento a la labor desarrollada por las mujeres en el ámbito de la cultura”.

 Damas de Social rescata una historia olvidada por algunos y desconocida y subvalorada por muchos: la historia del quehacer de la mujer cubana en la esfera del arte y la literatura a principios del siglo XX. Veintiocho “Damas” de la revista Social son presentadas por otras tantas “Damiselas”, como las autoras han querido denominar a las escritoras que, muy gentilmente, aceptaron el reto de introducirnos en el mundo de estas mujeres de principios del siglo pasado. Este amoroso trabajo nos permite conocer a un grupo de notables e importante intelectuales que contribuyeron con su arte, su literatura, su valor y su prestigio, a romper los esquemas rígidos de una época en la que no se estimaba en su justa medida, la labor intelectual y artística de la mujer cubana. El volumen, fruto de un arduo y serio trabajo de investigación y búsqueda, está rigurosamente anotado. Cada “Dama” de Social viene acompañada de una nota biográfica y, al final, se incluye una breve ficha de las “Damiselas”, así como un índice  de las colaboraciones femeninas en la revista Social, un índice onomástico, y un índice de ilustraciones de Social.

A continuación, reproducimos íntegramente la abarcadora NOTA INTRODUCTORIA introductoria de Nancy Alonso y los exhortamos a buscar y leer este libro, hermoso desde el punto de vista de la gráfica, la composición y el diseño, y profundo y apasionante, desde el punto de vista de su contenido.

1. Damas de Social. Intelectuales cubanas en la revista Social. Ediciones Boloña, Colección Arcos, Publicaciones de la Oficina del Historiador de La Habana, La Habana, 2014, 339p. Editora Vitalina Alfonso, Diseño Themis. G. Ojeda.
2. Nancy Alonso (La Habana, 1949), Licenciada en Ciencias Biológicas. Autora de tres importantes volúmenes de cuentos, entre ellos, Cerrado por reparación (Premio Alba de Céspedes, 2002).
3. Mirta Yáñez (La Habana, 1947), narradora, poetisa y ensayista. Ha obtenido en varias ocasiones el Premio de la Crítica. Su novela, Sangra por la herida, obtuvo el Premio de la Crítica 2010 y el Premio de la Academia Cubana de la Lengua 2012. Se publicó en España y ha sido traducida al inglés, francés e italiano.

Photo on 3-3-15 at 8.53 AMNOTA INTRODUCTORIA

La investigación del fondo epistolar del primer historiador de la Ciudad de La Habana, Emilio Roig de Leuchsenring, puso en mis manos una carta que la escritora cubana Aurelia Castillo de González le escribiera el 4 de junio de 1919. En dicha misiva, Aurelia Castillo le anuncia a Roig, entonces jefe de redacción de la revista Social(1), que, para complacer su solicitud, le adjunta un poema de su autoría, y añade: “Deseo que el no. de la mujer no desmerezca en nada de los que acostumbra publicar esa refinada revista”(2). La curiosidad por saber a qué se refería Aurelia Castillo me llevó a iniciar una indagación que daría origen al presente libro.

Comencé a revisar el año 1919 de la revista Social y así, en la sección “De mí para ti” de abril, a cargo de su director, Conrado W. Massaguer, encontré esta nota:

Solo para señoras.

El número de junio de nuestra revista será con, de, en, por, sí, sobre las mujeres. Sólo el lindo sexo tendrá acceso a nuestras páginas.

Dibujos, artículos, poesías, todo, en fin, será firmado por lindas manos de mujer.

Queremos demostrar que ellas pueden, en caso de guerra, hacer por nosotros la ardua tarea de Social. Ya hemos invitado a esa brillante pléyade de escritoras y artistas cubanas: Dulce María Borrero, Aurelia Castillo, Lola Tió, Lydia Cabrera, Consuelo Cisneros, Raquel Catalá, Emilia Bernal, etc., etc., para que colaboren en ese número que ostentará en su portada este cartel: For ladies only (3) 

Y, en efecto: el número de la revista Social de junio de 1919 estuvo dedicado a escritoras, ilustradoras, fotógrafas, periodistas, con el propósito de dar a conocer la labor cultural realizada por las mujeres a través de una selección de intelectuales cubanas de la época. Aquella convocatoria de la dirección editorial obtuvo una notable respuesta: once de los doce textos literarios de ese número aparecieron firmados por mujeres (excepto uno, el de la sección “Acotaciones literarias”, bajo el nombre de Hermann, uno de los seudónimos utilizados por Emilio Roig), como también participarían las mujeres en la mayor parte del diseño gráfico del número, incluida la cubierta titulada “Solo para Señoras” a cargo de la aún no identificada” María Teresa”, tras quien pudiera esconderse el pincel de Massaguer.

Al descubrir tan hermosa revista pensé si acaso Aurelia Castillo, siempre exigente en su vocación reivindicadora de los derechos femeninos, habría quedado satisfecha con “el número de la mujer”, como ella lo llamó.

Desde los primeros ejemplares que consulté, me llamó la atención la descollante colaboración de las mujeres en Social y, en particular, el hecho de que Emilio Roig comenzara a publicar en 1919 la sección fija “Poetisas cubanas”, dedicada a resaltar la labor literaria de nuestras más importantes voces líricas, y que durante todo el año, en esa sección se rindiera homenaje a doce escritoras ya fallecidas en aquel momento: la primera, en enero, cuál otra hubiese podido ser, Gertrudis Gómez de Avellaneda(4). No había, pues, número de la revista donde las escritoras no tuvieran su espacio distinguido, junto a otras secciones que abordaban la vida intelectual de las mujeres en Cuba.

De más está decir que me aficioné a revisar Social y gracias a ello supe que durante el primer semestre de 1920 Roig mantuvo su noble sección dedicada entonces a poetisas en activo(5) y que luego, en años siguientes, publicó otros trabajos de la misma índole.(6)

Sucumbí ante la belleza de la revista y, por otra parte, creció aún más mi admiración por Emilito -como lo llamaban sus familiares y allegados- por su empeño en la divulgación del quehacer de las mujeres intelectuales, cubanas y también de otras latitudes. Y sentí la ausencia de un libro que rindiera tributo a aquellas mujeres, las Damas de Social, como las empecé a llamar -unas pocas conocidas, algunas olvidadas, otras desconocidas para la mayoría-, que tanto contribuyeron con nuestra cultura y a hacer de Social una de las publicaciones más importantes de la época en Latinoamérica(7).

El estudio del fondo epistolar de Emilio Roig también me reveló su sostenida correspondencia con las intelectuales de la época. Las cartas que muchas de ellas le escribieron a Roig muestran cómo reconocían en él a un promotor de sus obras y a un defensor de sus derechos. Uno de los ejemplos más conspicuos es aquella que le dirigiera Ofelia Rodríguez Acosta, poco después de la publicación de su segunda novela(8):

16 de octubre de 1929.

Amigo Roig:

Escribir una obra es mucho más difícil que criticarla, pero comprenderla es infinitamente más difícil aún que escribirla […].

Leemos, comúnmente, a través de nuestros prejuicios, de los convencionalismos sociales, de la respetabilidad del vulgo […].

Leen con nosotros nuestros antepasados; nuestros hijos; y hasta nuestros vecinos. Tenemos un miedo cobarde a que se nos vea leer a fondo […].

Leo su artículo: “Cómo ve la vida una mujer nueva” (9) […].

[…] y no deja de conmover al artista oír, en el silencio que rodea su obra, una voz valiente y cordial que saluda su aparición.

De perniciosa e inmoral, efectivamente, se ha anatematizado mi novela. No lo han hecho solo las mujeres, aun las que se llaman feministas: también lo han hecho los hombres […].

Ya casi no oigo el vago alboroto que forman en su juguetería los moralistas, hombres o mujeres […].

En cambio, me sigue su voz amiga, de nobles estimulaciones. Para ella es toda oídos su sinceramente agradecida,

Ofelia Rodríguez Acosta (10)

En estos párrafos se puede apreciar la perspicacia, la capacidad de autoanálisis, la profundidad de la mirada de Ofelia Rodríguez Acosta al reflexionar sobre la asimilación de una obra artística, y muy especialmente cuando esta es fruto de una mujer. La vigencia de sus palabras resulta sobrecogedora.

Con el descubrimiento del número de Social dedicado a la mujer, comprendí que tenía otra investigación entre manos. Así, fui concretando la estructura de un libro dedicado a dar a conocer a las Damas de Social. Para ello era necesario elegir un grupo representativo de mujeres que habían publicado en la revista, y conformar un dossier que incluyera una foto de la Dama, una síntesis bio-bibliográfica, un trabajo publicado por ella en Social y un texto escrito especialmente para este volumen de una intelectual contemporánea -a la que afectuosamente denominé Damisela-, afín con la Dama de antaño.

A quien primero le comenté estas ideas fue a Mirta Yáñez, por nuestra amistad y también por su experiencia en los temas de género, y le pedí que fuera coautora del libro. Ambas hicimos la selección de las Damas y sus correspondientes Damiselas, escogimos los trabajos de aquellas y revisamos los de estas, decidimos las ilustraciones que incluiríamos y redactamos las síntesis bio-bibliográficas.

El criterio de selección de las Damas partió esencialmente de dos premisas: en primer término, cubanas, vivas y actuantes en aquel momento, con una labor intelectual relevante en aquella época, independientemente de la cantidad de trabajos publicados en Social, y, en segundo lugar, buscamos una representatividad de las diferentes esferas culturales en las que se destacaron las mujeres: literatura, pedagogía, música, artes plásticas, periodismo, crítica de arte, activismo cultural, feminismo, entre otras.

La decisión de excluir a las extranjeras -y como consecuencia dejar fuera nombres como Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou, Alfonsina Storni o Rosario Sansores, por solo mencionar algunas-, se debió a que el volumen del libro resultaría excesivo y consideramos más cardinal concentrarnos primero en las del patio, tan dramáticamente olvidadas. Dejamos para más adelante, si fuese posible, emprender otro volumen de Damas de Social, con mujeres nacidas en otras tierras y que prestigiaron la publicación.

Sin embargo, aunque el criterio de la nacionalidad es aparentemente sencillo, resultaba difícil la exclusión de tres Damas no nacidas en Cuba: Blanche Zacharie de Baralt, neoyorquina que se hizo ciudadana cubana,  amiga del Apóstol y autora del libro El Martí que yo conocí; María Muñoz de Quevedo, gallega, quien también adoptó la ciudadanía cubana, y a la que tanto debemos en el ámbito de la música coral, y Lola Rodríguez de Tió, borinqueña repartida entre sus dos patrias, Cuba y Puerto Rico, dos alas del mismo pájaro. Después de mucho examinar el listado de autoras, la selección finalmente está integrada por veinticinco cubanas de nacimiento y estas tres excepciones con demasiada cubanía en su trayectoria como para no incluirlas.

Escoger las Damiselas resultó tarea menos difícil. Convocamos a intelectuales de prestigio, colegas y amigas a un tiempo, que sabíamos se interesarían por un trabajo como este. Quiero dejar constancia de la entusiasta acogida dada por ellas cuando les solicitamos participar en el proyecto y de nuestra gratitud por haberlo hecho suyo. Algunas Damiselas pudieron escoger sus Damas, otras aceptaron las sugerencias que les presentamos, y hubo quienes no se amilanaron ante nombres hasta el momento desconocidos para ellas. Les dimos completa libertad para hacer los trabajos sobre las Damas, con la única recomendación de que no se excedieran más allá de cinco cuartillas. Por ello, cada Damisela le dio un toque personal a su texto y estos van desde lo ensayístico hasta lo ficcional, pasando por el periodismo y la biografía.

Para elegir los textos de las Damas publicados en Social -de la mayoría de ellas aparecieron varios trabajos en la revista- nos guiamos no solo por la calidad, sino también optamos por la diversidad de géneros. Y hasta decidimos presentar alguna que otra rareza, como la inclusión de un cuento escrito por María Villar Buceta, conocida más como poetisa que como narradora.

Todas las fotos de las Damas que aparecen como presentación de cada una de ellas, con algunas excepciones que se aclaran, fueron tomadas de la revista, lo mismo que las caricaturas que les hicieran varios artistas, con destaque para Massaguer. En cuanto a la síntesis de los datos biográficos y bibliográficos, consultamos numerosos textos, pero, lamentablemente, de algunas Damas es muy escasa la información e incluso hay casos en que ni siquiera aparecen registradas en esas fuentes. Por eso extendimos la búsqueda a la propia Social y a otras revistas como El Fígaro, Carteles, Bohemia, Ellas, donde muchas Damas colaboraron con cierta frecuencia. Resultado de esta investigación es también el Apéndice que incluimos con el censo de todas las mujeres que publicaron en la revista y los datos de sus trabajos, así como los detalles del índice del mencionado ejemplar de junio de 1919.

Es casi imposible ya enterarse si Aurelia Castillo quedó satisfecha con aquella revista “Solo para Señoras”. Supongo que sí y la imagino regocijada ya desde los mismos comienzos de la aventura, cuando en 1919 dos hombres, Roig y Massaguer, hicieran la propuesta de ese número especial porque bien sabía Aurelia que la batalla por la igualdad de géneros solo es posible ganarla si más y más hombres se suman a esa lucha. Confiamos en que Damas de Social no se aleje demasiado del hálito refinado de aquella revista de junio de 1919, ni de otros trabajos predecesores como el Álbum cubano de lo bueno y lo bello (1860), revista publicada por Gertrudis Gómez de Avellaneda; el Álbum fotográfico y poético de las escritoras cubanas (1868), libro de Domitila García de Coronado, o el número especial de El Fígaro (24 de febrero de 1895), dedicado a las mujeres y organizado por Aurelia Castillo de González. Y que este libro contribuya a vencer las injusticias del olvido. Ellas se merecen eso y mucho más.

Difícil es también saber si alguna de las Damas, como Luisa Pérez de Zambrana, la única incluida en las tres obras mencionadas en el párrafo anterior, vislumbró un libro como este, en el que tantas mujeres hemos aunado esfuerzos para honrarlas y expresar nuestra deuda de gratitud con ellas, iniciadoras de una batalla aún por ganar. Quiero pensar que sí y, en tal caso, puedo sentir su regocijo al imaginar aquel futuro, hoy presente, y lo que hemos conquistado “para todas… y para todos”, como quería Aurelia.(11)

1.- Social, revista mensual publicada desde enero de 1916 hasta agosto de 1933. Luego tuvo una segunda época, entre septiembre de 1935 hasta mayo de 1938.
2.- Carta incluida en Epistolario. Emilio Roig de Leuchsenring, Libro Tercero, Ediciones Boloña, 2012, p. 47.
3.- Social, vol. 4, abr. 1919, p. 15.
4.- Después aparecieron los trabajos sobre Juana Borrero (febrero), Nieves Xenes (marzo), Mercedes Matamoros (abril), Julia Pérez de Montes de Oca (mayo), Martina Pierra de Poo (junio), Elena Borrero de Miró (julio), Úrsula Céspedes de Escanaverino (agosto), Brígida Agüero y Agüero (septiembre), Adelaida del Mármol (octubre), Rosa Kruger y del Busto (noviembre) y Mercedes Valdés Mendoza (diciembre).
5.- Luisa Pérez de Zambrana (enero), Aurelia Castillo de González (febrero), Dulce María Borrero (marzo), Emilia Bernal (abril), María Villar Buceta (mayo) y Ciana Valdés Roig (junio).
6.- Sobre Mariblanca Sabas Alomá, en marzo de 1921, y sobre Graziella Garbalosa, en mayo de 1926.
7.- En una carta dirigida a Roig desde México, y fechada el 8 de enero de 1924, Grabriela Mistral le comenta sobre Social: “Yo la admiro mui de veras. Su presentación artística me parece lo más cabal, lo más depurado i selecto que hai en estas tierras”. Esta carta aparece en Epistolario. Emilio Roig de Leuchsenring, Libro Tercero, Ediciones Boloña, 2012, p. 81.
8.- La vida manda. Biblioteca Rubén Darío, Madrid, 1929.
9.- Carteles, vol. 14, oct. 13 de 1929, p. 32.

10.- Carta incluida en el volumen Epistolario. Emilio Roig de Leuchsenring, Libro Tercero, Ediciones Boloña, 2012, pp. 153-154.
11.- En el trabajo introductorio de Aurelia Castillo para el mencionado número especial de El Fígaro, ella no reduce la necesidad justiciera de conquistas solo al ámbito de las mujeres, sino “para todas… y para todos” (El Fígaro, feb. 24 de 1895, p. 67).

Posted in Cuba, Cuban literature, Cuban women, Feminism, Latin American Literature, Mujeres cubanas, Women writers | Tagged , , , , , , | Leave a comment

http://ow.ly/JSB2T Cuban Research Inst.

http://ow.ly/JSB2T Cuban Research Inst. participants listen, riveted, to Sara E. Cooper about novel The Bleeding Wound by Mirta Yáñez

Posted in Uncategorized | Leave a comment

On the way to the Fair…

Here I sit in the Miami International Airport, at 12:30 pm, waiting for the flight that is scheduled to leave at 1pm. No, they haven’t started boarding yet. Tomorrow (ojalá) I’ll be at the International Book Fair in La Habana, looking on where my good friends Nancy Alonso and Mirta Yáñez launch their beautiful Damas de Social, a full-color coffee table- sized book on Cuban women intellectuals from the first part of the last century. But for now I sit with free WiFi (thanks, MIA) and have plenty of time to write.

It all started yesterday, at 9 am, when my wife and I wrangled my three suitcases, laptop bag and purse into our hybrid Ford Escape, so that she could shuttle me to the Sacramento Airport two hours away. Check bags. Security. Thanking my lucky stars for TSA Pre, even though my best friend scorns me for being elitist. George W. Bush International Airport in Houston.

Next leg of the trip getting me into MIA at 10:40 pm, where less fortunate travelers sprawl across several seats–on top of their luggage and covered with sweatshirts–in an attempt to get some sleep on a layover. But I, anticipating two weeks on the island where I will be two weeks withoIMG_0822ut air conditioning or other creature comforts, I’ve splurged for an exorbitantly priced room at the airport hotel. Swank lobby, scuffed doors to the rooms, tiny but unbelievably quiet given that the window literally looks out onto the tarmac. Bourgeois? You bet. Yet another opportunity to admit my occasional selfishness.

But even with hotel tax, the room is less than what I paid for excess baggage this morning at the Gulfstream Charter counter, money that I don’t at all begrudge, because I’m taking books to the Feria Internacional del Libro en La Habana and gifts to my friends.

So we were supposed to check in at 8 this morning, for the 1 pm flight. Right. Day before yesterday I asked the Marazul travel agent when I really needed to be there. She hemmed and hawed, caught between legalities and practicalities. Finally she said, IMG_0823“They close the ticket counter two hours before the flight. There. I have told you everything you need to know.” I got to the terminal and the interminable line around 9:40, where everything went in slow motion until somebody realized that it was already 11 am, the time that supposedly they would be closing the counter (perhaps 10 % of the passengers had been processed, not including yours truly).

All of a sudden there were two lines, people rushed to the front to check paperwork, then we all returned to the other line to have our luggage weighed and to be exacted our penance. $237 excess baggage, only cash accepted. Welcome to the world we have created with the embargo.

Because even though I travel to Cuba legally, under the general license, as a professor and Cuba specialist on a research trip, I have to take a special charter flight that given the current circumstances basically can charge anything they want, and they do–usually to Cubans returning to visit family and transporting several flat-screen TVs. Not for long, I think… Now that Obama started renewing diplomatic relations with Cuba, after those surprising secret talks, we keep saying (hoping) that Congress can’t be far behind in lifting the whole embargo and making it legal for anyone to make this voyage. Imports and exports will start to flow, and no longer will we who visit the island for professional reasons need to take three times our weight in staples and luxuries to assuage our guilt for being able to live beyond our means on credit.

Now 1:01 pm, evidently we are running late. That’s ok, all to be expected as we transition to Havana time. I’ll hit “publish” and go back to perusing the novel Como era entonces by Lourdes Pasalodos. And waiting. No problem, at this point I’ve got nothing but time.

 

Posted in Cuba, Cuban literature, Cuban women, Cubanabooks publications, Feminism, Latin American Literature, Mujeres cubanas, Uncategorized, Women writers | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments