Poetisas sí 3/20

Portrait of the Marquesa

Portrait of the Marquesa Justiz de Santa Ana

Tal como quedó recogido por los anales y la poesía, para la Marquesa Jústiz de Santa Ana y sus anónimas amigas, existieron otras preocupaciones que el hilar y los pasos de baile. La acción de protesta y, tal vez, el propio poema, deben haber sido objeto de alboroto en una sociedad colonial rígidamente organizada que subordinaba el papel de la mujer al escenario deméstico y a los salones de sociedad, muy alejados de la esfera pública y de esos “negocios de política” considerados de manera proverbial como cosas de hombres. Con estos notables antecedentes no es de extrañar que, en futuro no tan remoto, las mujeres cubanas, a diferencia de algunos otros países, supieran darse su lugar en las batallas sociales. No es de poca monta que el primer poema que se conoce haya sido escrito por una mujer en Cuba (la conflictiva Marquesa) tenga este vulnerador contenido y una clara funcionalidad de actuar sobre la realidad.

A principios de este siglo XX que va llegando a sus finales, se publicó un texto que reunía, bajo el sonoro título de Florilegio de escritoras cubanas [1], más de un centenar de mujeres dadas en ejercer el solitario oficio de la poesía. Se anda ya por los umbrales del siglo XXI y sospecho que si me empeñase en recoger todos los nombres de poetisas que han surgido a lo largo de estos casi cien años, o en las últimas décadas, algunas que ya no andan entre nosotros y habitan en el club de las poetisas muertas, aquellas con uno, dos o Image of the Florilegio volumemuchos libros en su haber, presentes en antologías y recopilaciones, con residencia dentro o fuera de la isla, con premios y menciones en concursos, miembros de talleres literarios, o aquellas que ya mezclan la cubanía con la expresión en otra lengua, o las publicadas apenas aquí y allá en revistas y periódicos, o más embrollo aún, las inéditas y que han ido dando a conocer su obra en debates y lecturas, podría repetirse la hazaña de reunir una legión semejante, y dar a la luz un segundo y hasta un tercer tomo de “Florilegio”.

Quizás lo haga algún día. Entretanto quise reunir algunas poetisas y algunos poemas queridos -escritos a lo largo de este siglo hermoso y terrible- en este, mi album, de igual manera que se preservan para ser hojeados en la intimidad o para mostrar a los amigos más cercanos, esos retratos que nos gustan, nos inquietan o nos resultan imprescindibles en la vida.


    [1] Florilegio de escritoras cubanas, recopilado por Antonio González Curquejo, La Habana, 1912-1919.

En 1982, la escritora norteamericana Margaret Randall realizó una de las más hermosas antologías de la poesía cubana escrita por mujer. Concebida en estructura bilingüe, este texto fue un adelantado de todo el movimiento posterior en torno al discurso femenino cubano contemporáneo: Breaking the Silence 20th Century Poetry by Cuban Women, Introducción, traducción y selección de Margaret Randall, Ed. Pulp Press Publishers, Canada, 1982.

Otras antologías posteriores repitieron esta intención como Poetisas cubanas [de Alberto Rocasolano Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1985], Poetas cubanas en Nueva York [de Felipe Lázaro, Ed. Betania, Madrid, 1987] y Poesía infiel [de Soleida Ríos, Ed. Abril, La Habana, 1989]

About mirtayq

escritora cubana
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s