Poetisas sí 6/20

En la tierra natal de aquella audaz fundadora del Album cubano de lo bueno y lo bello,la situación era todavía más enredada. Cuba continuaba siendo una colonia de la metrópoli española; isla, en todo el sentido de la palabra, del desarrollo continental. La complejidad de esta circunstancia, en donde se amalgamaban intereses esclavistas, colonialistas,

Cannon at the colonial fortification El Morro

neocolonialistas, liberales, y, claro está, independentistas, enriqueció a la larga la riolada de la literatura romántica cubana, lugar en donde tiene su controvertido sitial Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), esa escandalosa poetisa que, como casi todas las mujeres de excepción, fue comidilla y foco de murmuración, incluso más allá de su existencia viviente. No será la primera vez, ni la última que el talento y la originalidad resulten molestos, con más razón en una mujer que nunca se conformó con ser ese objeto doméstico o de placer que exigía el “progreso”.

Estos eran los tiempos en que los anuncios clasificados de los periódicos habaneros recogían las proposiciones de ventas de “negras de buen físico” y, para colmo de ventajas, recién paridas. Las blancas con recursos económicos no andaban muy distantes de ser conceptuadas por el mismo estilo, aunque sus dueños y señores no expresaran su dominio con tanta crudeza. La sociedad patriarcal mantenía bien cerrado el horizonte femenino no tan sólo en relación con el papel que podía desempeñar la mujer, sino también en la determinación de su imagen. En la literatura de tendencia liberal, ese emblema se condensó sobre todo en la figura de la “mujer ángel” con el establecimiento por la fuerza del llamado “sexo débil”, y, cuando se requería de alguna variedad, entonces sólo podía haber espacio para la “mujer perdida”, de mala vida.

image of novel cover

Gómez de Avellaneda's abolitionist work Sab

De acuerdo a estas contextos, la tendencia literaria predominante adoptaba la belleza como la casi única cualidad a resaltar en el personaje femenino del romanticismo; motivo que se ha mantenido en la superficie o encubierto hasta hoy, ya que los fundamentos de esa concepción se han resistido a desaparecer. Acaso no era (ya no tanto) una infamia para el hombre ser estimado como bonito?. Bajo la concepción idealista del mundo de los escritores románticos, aquella belleza femenina –unida a la pureza y a la fragilidad– aparecía como la expresión más conspicua del arquetipo romántico, lo cual no estaría del todo mal si ello no implicase la discriminación y fuese resultado de pedestres ínfulas de dominación social y económica.

Por su parte, la poesía escrita por mujeres durante esa época, aunque desde su particular YO personal, reproducía —sin tener probablemente mucha conciencia del grado de subordinación que ello implicaba— este patrón romántico donde el hombre además de dueño de las finanzas, de la religión, de la moral y de la cultura, lo era de SU MUJER.

El medio concreto en que se desenvolvían las poetisas románticas cubanas sumaba a los conceptos patriarcales en plena vigencia, la dominación de una metrópoli que se contaba entre las más severas en cuanto a la aplicación de códigos de conducta ligados a la religiosidad cristiana. A ello habría que añadir la sobreimposición de valores tribales provenientes de las culturas africanas allegadas a América e instauradas con fuerza en la tierra caribeña. Colonialismo, moral cristiana, religiosidad, costumbres tribales, esclavitud, mezcla de razas, liberalismo, economía de plantación, son los principales agentes sobre la configuración de la mujer del siglo XIX cubano, y del XX que ya venía llegando, y aún está.

Aunque sus mediocres críticos y ninguneadores no fueron capaces de saltar por encima de todas esas represiones de su tiempo, Gertrudis Gómez de Avellaneda sí.

Painting of Gertrudis Gómez de Avellaneda

From La Musa Cubana site

About mirtayq

escritora cubana
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s